Decisiones.

Hay veces en las que tomar decisiones es totalmente imprescindible e increíblemente difícil. Son esas decisiones que marcan diferencias entre unas vidas y otras, entre un y un yo
Esas decisiones aparecen siempre en momentos importantes. Y en esos momentos importantes, sientes que te desbordas; como yo me siento ahora mismo.
Realmente, intento imaginar y convencerme a mi misma, que no he hecho nada mal. Pero una parte de mi, el sentimiento de culpa, me invade y me pregunto en cada momento si lo estoy haciendo bien, si debería tragarme el orgullo otra vez; aunque vuelvo a pensar, y me intento convencer de que no soy yo la que tiene que dar ese paso.


Lo más importante es recordar una frase; esa misma frase que me hace convencer de que nada es lo suficientemente importante como para hundirme: Para atrás, ni para coger impulso. Aunque esté deseando hacerlo; aunque esté deseando correr a sus brazos, abrazarle... Y amarle como nunca.


(El mayor problema, es que esos deseos no pueden calmarse ni ignorarse. No pueden transformarse. Y duelen mucho. Supongo que pasarán, tarde o temprano el dolor se calmará. Y eso es lo que me hace mantener la calma. Lo que me hace tranquilizar.)

3 comentarios:

Want to be perfect.~ dijo...

Yo creo que es importante afrontar y tomar las decisiones que la vida nos va haciendo tomar, porque es lo que hace que vayamos por un camino u otro, lo que nos va formando como personas..
Somos un conjunto de decisiones a lo largo de nuestra vida, por que si hubiesemos elegido cosas diferentes, muy posiblemente seriamos de otra forma, estariamos en otro lugar..
Asi que creo que las decisiones son algo fundamental en nuestra vida, algo muy importante y es por eso por lo que creo que a veces pensar eso mismo, nos hace estar bajo demasiada presion a la hora de decidir..

Dulce dijo...

Las vida está llena de decisiones que tomar, pequeñas o grandes, tomadas con el corazón o la cabeza. Equivocarse siempre es un riesgo, lo importante es que al tomar una decisión, hayas estado muy convencida de hacerlo y de que era la que querías tomar. Si fue así, no puedes reprocharte aunque te equivoques.

Haz lo que sientas, que no siempre uno tiene que hacer lo correcto o lo que debe.

Un Dulce beso.

Ángela dijo...

Muchas veces ni tu misma sabes bien, qué es lo que te conviene ni lo que es mejor para ti. En esos casos lo mejor es dejarte guiar por tu corazón pero no siempre es el caso correcto.
Increible blog, te sigo :)
xoxo -Á
http://nubesd.blogspot.com.es/