Lo más doloroso, de toda mi vida.

¿Cómo podría empezar esta entrada? ¿Qué podría decir? ¿Cómo explicar todo esto que siento?. Necesito desahogarme:
Hola mi vida, ¿cómo estás?
Lo primero de todo, y lo más importante: Te hecho de menos, ya te hecho de menos. No puedo entender esto. ¿Sabes? Me gustaría poder expresar aquí como me siento, narrar uno a uno mis sentimientos, pero es que si soy sincera, no sé lo que siento, ya no sé si tengo sentimientos, no sé como explicarlo. También me gustaría poder olvidarlo todo... ¿pero qué digo? No, por supuesto que no quiero olvidarlo. Me ha dicho, tanta gente, que solo recuerde los momentos bonitos que ya no sé si hacerlo o no; No quiero pensarlo porque en el momento que tu nombre aparece en mi cabeza rompo a llorar de una manera desesperada. Por ejemplo, ahora mismo, estoy llorando, y ahora es lo mejor para mi, ojala pudiera llorar cuatro días seguidos, sin parar, para poder sacar todo este dolor que está dentro de mi, y que me está matando; Ojala, pero no se puede. Con todo lo que he dicho ya, imagino que es obvio que te necesito... Y es que hemos pasado tanto tiempo, que si miro para atrás solo te veo a ti, y la verdad me gustaría mirar para adelante y verte a ti también, pero ahora, ahora que ya tú no estas a mi lado, sé que es imposible...
Voy a confesarte una cosa, cuando vengo a casa, por ejemplo, del instituto, estoy más de cinco minutos esperando a la puerta. Supongo que te preguntarás qué es eso que espero. Pues bien, te espero a ti. Espero que vengas, y sueño despierta con que vendrás con una rosa, a pedirme perdón y a besarme y abrazarme como nunca, sé que son tonterías, pero son tonterías que me gustan, y también sé, que eso no va a pasar, pero me alivia por el momento. Supongo que ahora me vale el vivir con tu recuerdo, aunque estoy segura de que dentro de unos días, me muera por ir a tu lado, y no me valga solo con imaginarlo... Y también supongo que cuando eso pase, será el momento decisivo de decirme a mi misma que tengo que ser fuerte, porque aunque ahora me lo diga, sé que es algo imposible, y que no voy a poder dejar de llorar. Por lo menos, hasta que no pase un tiempo.
¿Y sabes qué es lo mejor de todo? Me he dado cuenta de que soy masoquista. Ahora explico por qué. Por ejemplo, ayer por la noche, cuando me metí en la cama, yo ya lloraba, y no podía dormir, así que decidí ponerme música... Pero como soy tan inteligente, (note-se el sarcasmo) escuché esa canción que me dijiste hace bastante que se llama literalmente ''Rompiendo Cadenas'', pero que trata de mal de amores, y bueno, me viene al pelo. A lo que iba, soy de esas que se echan alcohol en las heridas, para que duela más.
Ahora, también me estoy dando cuenta de que no es verdad eso que pienso, tengo muchas amigas con las que contar. Creí que la amistad no existe, pero ahora lo retiro, tengo a dos o tres que valen por millones. ¿Y qué si necesito más? No, aparte de a él, no necesito nada más. Me alegra informarte de que siempre me dicen: Venga, sal, vente con nosotras... Quedarte en casa pensando en él, y llorando no te va a ayudar a nada, etc. Y sé que tienen razón, pero de momento no, es muy pronto, aun te veo por cada sitio que paso. Te siento siempre, junto a mi... Cuando camino, siento que me tienes agarrada la mano, o que incluso estás a mi lado, pero cuando giro la cabeza, y no te veo, lo único que me ocurre es que empiezo a llorar, sin poder evitarlo, así que no, aún no es el momento de salir por ahí sin ti.
Se que me estoy enrollando mucho, incluso sé que esto no vas a leerlo pero necesito hacerlo, porque me duele tanto todo, que si escribo, y lo comparto, sé que me sentiré un poquito mejor. Así mis amigas, y quien quiera leerlo, podrán entenderlo mejor.
Ahora voy a volverte a hablar de lo que siento, porque creo que es lo que más te importa, y de lo que me tengo que desahogar. Me hubiera gustado darte un último beso... Un último abrazo, pero sé que no ha podido ser, sé que todo esto es una mierda, sé que la vida también lo es, pero hubiera dado cualquier cosa... es más, aún doy cualquier cosa por solo un minuto más a tu lado. Todo lo que hemos vivido, es tan hermoso, que no quiero olvidarlo. Cada te quiero que me has dicho, o que me has susurrado. Cada caricia, y cada beso, no se me olvidan ni se van de mi mente, y nunca lo harán, lo sé. Siento que debería de ir, a por ti, pero el problema es que siempre voy yo, y no puede ser. Y es que solo te pedí que me dijeras dos palabras, ocho letras, y olvidaría todo lo demás, lo malo, me daría igual, pero solo te pedía decirme eso... Y no lo hiciste, no pudiste decirme que me querías, porque no sabías si era verdad. Creo que a partir de eso, no quiero recordar nada más, y después de esas palabras que salieron de tu boca ya no he sentido nada más, en todo el día de hoy, y la tarde de ayer, no he vuelto a sentir nada... Solo dolor, pero no tengo ganas de comer, ni de beber, ni de hablar, ni de nada... Es duro mi vida, es muy duro.
Hoy, está mañana, cuando nuestras miradas se han cruzado en esa clase, que incluso recuerdo que clase era: 3-9, es cuando he podido sentir algo: Más dolor. No sabes lo que duele mirarte, y sentir que ya no eres mío, y que no me quieres. Me ha dolido. Me han operado dos veces, y me he roto la pierna en esta vida, pero creo que ese ha sido el momento en el que he sentido más dolor... sí, no lo creo, estoy segura, ha sido el momento más doloroso de toda mi vida. Esa sonrisa que tienes, ese pelo rubio, tus ojos castaños... No, no quiero volver a recordarlo, no puedo, porque incluso me cuesta respirar. Y es que mi perfume, es el aroma de tus labios, y no quiero nada más, porque así no los olvidaré.
Y ya, por último, porque sé que te aburrirás... Te amo, y no es broma. Sé que tengo dieciséis años, sé que soy pequeña, sé que solo llevamos un año, pero estoy realmente y totalmente enamorada de ti. Te has convertido en mi vida entera, porque ahora mismo, que estoy sin ti, no tengo ganas ni de vivir. Eres lo más importante, y aún, todo el daño que me has hecho, si vuelves a por mi, te prometo que volvería contigo, y pienso hacerlo si me dices que me quieres... Volveré contigo, pero no quiero hacerme ilusiones, no quiero, porque una parte de mi, sabe que no vas a volver, que no vas a venir a por mi, y esa parte de mi, está ahí, aunque no quiera escucharla.
Eres la razón de que mi corazón palpite, y de que mis pulmones respiren. Gracias por todo esto vivido. Siempre seré tuya; Lo juro.


Y esto, es lo que le diría, incluso podría escribir ocho hojas llenas, con más cosas... Pero si, creo que está es la carta que podría mandarle, y que no voy a hacer. Espero que me entendáis, y que jamás os toque pasar por esto. Y si, es mi historia real. 


Le amo. Y siempre lo haré.
Viernes; 11 de Noviembre del 2011. A las 16:05.

2 comentarios:

kate dijo...

Los verdaderos amigos son aquellos que te recogen aun cuando no saben que te has caído!...Anita no tengo ninguna palabra ni ningún refrán (Que yo soy mucho de refranes) que decirte ahora mismo, porque nunca que pasado una situación así pero algo que si te puedo decir es que el tiempo cura hasta las heridas mas profundas!....Siempre cuenta conmigo! INCONDICIONALMENTE teQ....

Belens dijo...

Cuanto lo siento...en la vida toca sufrir si o si eh?? mucho ánimo guapa! precioso blog! Tienes nueva seguidora